Alemania

 

Revista "Tango Danza" 

Tapa de revista 

Revista
 "Tango Danza"

Nro2, 5to año.

Abr-May-Jun 2003

Entrevista a G&G 

Maestros y Coreógrafos con recreación e innovación.

Por Fabian Kasten

Gustavo Naveira y Giselle Anne van por caminos no convencionales. No porque esté de moda o porque parezca oportuno. O para ser diferentes de los demás como sea posible pero sin convicción. Usan el abecedario clásico del tango y, al mismo tiempo, cuestionan los movimientos convencionales y recombinan los habituales. Gustavo, quien disfruta enormemente descubriendo e inventando, es a la vez  

considerado como el genio intelectual  y práctico de toda una  generación  de bailarines  que comenzaron a redefinir el tango en los 80. Bailó antes con su ex-esposa Olga Besio, pero ahora con su actual compañera Giselle Anne, logran hacer uso en su totalidad de su potencial creativo conjunto. Él mismo ve su realización profesional en el baile y en la enseñanza. También las exhibiciones y los espectáculos son  perfectamente dominadas por el “profesional”, sin mostrar un constante miedo al escenario a veces intolerable.  Aparte, ambos han demostrado muchas veces, que tienen lo que hace falta para ser buenos coreógrafos.  Fue posible verlo como visitantes a su último show “Turbulencia” realizado para la apertura  del 

Festival de Ámsterdam. Gustavo y Giselle pertenecen aquella generación de maestros que cuando niños, asistieron a la muerte del tango en los 60 y a su resurrección en los 80.  Gustavo, quien fuera estudiante de economía, ha cuestionado frecuentemente su carrera como bailarín, y duda de la permanencia de patrones establecidos válidos. Es por eso que constantemente instala, para sí y para otros, el desafío de entender el tango como un continuo proceso de renovación.  Para él son importantes la equitativa interacción, riqueza y profundidad en la pareja de baile. Su  emancipada visión es compartida por Giselle quien conscientemente defiende un rol mas fuerte de la mujer en el trabajo profesional de la pareja. Muchos que han visto a Gustavo desde el inicio saben que entonces jugaba el papel del macho milonguero. Pero sus amigos más cercanos también saben que detrás de un exterior duro, que todo profesional en esto necesita, ha estado siempre el hombre sensible e inteligente.  Finalmente, se ha reinventado a si mismo y al tango, y ha logrado, con la ayuda de su compañera Giselle Anne, lo que tú querrías para cualquier pareja de baile: crecer a través de la calidad de tu trabajo, y descubrir la alegría del baile con cada nuevodía.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Volver a  Prensa


Back to Press

 

 

 

 


Revisado: 2009-08-17 

 

 

webmaster gustrasnoche  -   copyright etc etc...